LCC - Life Cycle Cost y la RAMS. Estrategia para la toma de decisiones sobre el coste real de los equipos o sistemas.

08.04.2021

Introducción

El LCC es el coste total del producto a lo largo de todo su ciclo de vida, desde su puesta en marcha hasta su retirada del servicio. Son un conjunto de estudios que evalúan el coste TOTAL de un producto, sistema o instalación, teniendo en cuenta no sólo su valor de compra o adquisición (CAPEX) sino su coste total para ser utilizado (OPEX): coste de su mantenimiento, coste de sus piezas de repuesto, coste de desmantelamiento, el coste de mantener la instalación en servicio en modo degradado, penalizaciones por tener el sistema fuera de servicio, etc, así como sus coste de reciclaje de material, entre otros. De este modo el LCC y la RAMS permiten la evaluación REAL de la adquisición de un activo.

Durante las últimas décadas, los costos del ciclo de vida y su análisis son de creciente importancia. Los operadores de material rodante y el administrador de la infraestructura pretenden conocer y reducir el LCC de sus activos. El conocimiento del LCC del activo es la base para la planificación financiera y se puede utilizar para la toma de decisiones en el caso de varias alternativas.

En el sector ferroviario, la reducción de LCC es necesaria debido al aumento de la presión de los costes sobre las empresas públicas y al aumento de la competencia basada en la liberalización del sector ferroviario. 

Sobre todo para el material rodante. Recordemos que la directiva del Consejo 91/400 / CEE (Consejo de la Unión Europea 1991) solicita que el operador de material rodante y la infraestructura sean entidades legales separadas y que ningún operador de material rodante pueda ser discriminado. Simplificando el concepto, de vía sólo hay uno, pero de trenes puede haber muchos y, por tanto, una estrategia comercial agresiva en precios (ya lo vivimos hace unos años con el sector aéreo), requiere de un análisis minucioso de los costes y, por tanto, del LCC.

Cuándo és útil el análisis LCC

Como vemos, por tanto, el objetivo del LCC es permitir una toma de decisión rigurosa y objetiva: comparar el coste total de diferentes alternativas de inversión, identificar los drivers reales de coste y poder evaluar optimizaciones o mejoras que maximicen el impacto en la cuenta de explotación de la empresa:

La relación entre las fases de Ciclo de Vida y el LCC

La normativa EN 60300-3-3 (Gestión de la confiabilidad - Cálculo del coste de ciclo de vida), aglutina los costes asociados al ciclo de vida en 5 fases diferenciadas del ciclo de vida de sistema (podemos considerarlo un simplificación de las 12 fases de la normativa CENELEC EN 50126). Esta normativa es un buen punto de partida para unificar criterios y, establecer un punto de referencia para la interlocución de este tipo de cálculos, que podemos considerar de carácter sensible para la toma de decisiones.

Para cada una de estas fases puede asociarse un coste que acaba proporcionando el coste de ciclo de vida completo. Antes de entrar en cada una de las fases, de forma muy habitual se simplifica el LLC en tres grandes partidas: Coste de Adquisición, Coste de Propiedad y Coste de Eliminación. Es importante recordar como norma general el siguiente criterio: los costes de adquisición acostumbran a ser sencillos de contabilizar y tener en cuenta, pero los costes de propiedad y de eliminación, pueden llegar a ser muy complicados de predecir y calcular.


Fase 1. Concepto y definición. Los costes asociados a esta fase se atribuyen a actividades dirigidas a asegurar la viabilidad del producto en consideración. Es decir, tareas asociadas a costes de ingeniería: investigación de mercado, gestión de proyecto, concepción del producto y análisis de diseño, preparación de la especificación de requisitos del producto.


Fase 2. Diseño y desarrollo. De nuevo costes de ingeniería, cumplimiento de la especificación de requisitos del producto y proporcionar pruebas de su cumplimiento: gestión de proyecto, ingeniería de diseño, Ingeniería RAMS, documentación de diseño, fabricación de prototipos, desarrollo software, pruebas y evaluación, ingeniería de producción y planificación, selección de proveedores, validación y gestión de la calidad. 


Fase 3. Fabricación e instalación. Fabricación de los equipos o productos del proyecto. Es importante para proyectos con varias unidades, dividir los costes (= actividades) en recurrentes y no recurrentes. Las primeras, como sabemos, se multiplicarán por las unidades que fabriquemos:

  • no recurrentes: ingeniería de industrialización y operaciones; construcción de activos para la producción, incluido útiles y bancos de pruebas, formación inicial, documentación y software de equipos de producción y pruebas.
  • recurrentes: gestión de la producción, gestión de los activos para la producción, acopios de materiales, fabricación, control de calidad - verificación - inspección, embalaje, almacenamiento, transporte.

Fase 4. Operación y mantenimiento (preventivo y correctivo). La etapa teóricamente más larga de todo el ciclo de vida, se incurre en gastos de operación, mantenimiento y soporte: formación inicial del personal operativo, repuestos, herramientas especiales para el sistema, consumibles, energía, sustitución de piezas por vida limitada, mano de obra. 

A todo esto hay que añadir los costes a pérdidas o capacidad, incluyendo costes por compensación y pérdidas de ingresos.

Es importar no olvidarse además en este punto de los costes de garantía incluyendo penalizaciones, así como posibles costes de responsabilidad y costes para proporcionar servicios alternativos frente a fallos del sistema. Estos últimos conceptos van muy ligados a la Ingeniería RAMS


Fase5. Eliminación. A tener en cuenta, por ejemplo, la lay medioambiental de cada país y el reciclado de los equipos que puede tener costes asociados muy elevados (especial atención a los productos químicos). Los procesos de retirada del servicio también incluyen procesos de aseguramiento de la seguridad que deberá tenerse en cuenta.

A nivel práctico, como vemos, la clave de un buen desarrollo de LCC, es un desglose detallado de costes, descomponiendo los costes incurridos durante las fases del ciclo de vida del sistema. Uno de los enfoques que recomendamos en LEEDEO ENGINEERING para la identificación de los elementos de coste, es la descomposición del producto en niveles más bajos, categorías de coste y fases de ciclo de vida. Si la descomposición puede estar en línea con la descomposición desarrollada en la arquitectura de sistema del diseño, el cálculo LCC no sólo tendrá sentido dentro del proyecto en general, sino que además, podremos pensar en reutilizar dicho cálculos cuando reutilicemos nuestros componentes en otros proyectos. Resumiendo,

  • descomposición del producto en niveles más bajos,
  • descomposición por fases del ciclo de vida del producto o sistema,
  • categorizar los costes de los recursos aplicables tales como mano de obra, materiales, energía o combustible, transporte, formación, documentación, etc.

Esta aproximación tiene un enfoque sistemático y ordenado, por tanto es confiable y repetible.

A estas 3 descomposiciones también recomendamos, como hemos visto antes, la división entre costes recurrentes (o variables) y no recurrentes (fijos). 


Estimación de costes asociados al cálculo LCC

Siempre resulta complejo, tanto para el desarrollo como para su aprobación normalmente al cliente, la metodología o criterios para el cálculo de los costes asociados al LCC. Frente a esta posible disparidad de opiniones, siempre es útil recurrir a una normativa de referencia. En este caso la EN 60300-3-3.

Esta normativa propone tres estrategias para la estimación de costes que también utilizamos en LEEDEO ENGINEERING, normalmente de forma combinada:

  1. Método de coste de Ingeniería: estimación directa de los atributos de coste de los elementos, examinando el producto componente a componente previa a su división conceptual.
  2. Método de coste por analogía: estimación basado en experiencias previos o de tecnologías o sistemas similares.
  3. Método de coste paramétrico: a nivel simplificado, utilización de fórmulas de estándares y/o metodologías del sector o del propio fabricante o cliente. Por ejemplo, el tiempo del mantenimiento correctivo está definido en la Norma IEC 60050-191. Este tiempo multiplicado por el precio/hora de los técnicos de mantenimiento, nos aporta el coste del mantenimiento correctivo. Esta metodología, como se identifica, aporta mucha solvencia a los cálculos.

LEEDEO ENGINEERING ofrece a sus clientes el conocimiento, servicios y herramientas/plantillas  de cálculo relacionados con el LCC - coste de ciclo de vida, de sus productos, sistemas o instalaciones. No dude en contactar con nosotros.


¿Te interesan nuestros artículos sobre Ingeniería RAMS y Tecnología?

Suscríbete en nuestra newsletter y te mantendremos informado de la publicación de nuevos artículos.